viernes, 23 de febrero de 2018

Patria

Patria de Fernando Aramburu es la historia de dos familias que han sido siempre amigas y que se encuentran enfrentadas por el conflicto de la ETA. Las historias discurren paralelas a lo largo de la novela con el objetivo claro de búsqueda de perdón que una familia reclama de la otra.

El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron. Pero en el pueblo está Miren, su gran amiga de toda la vida, y Joxian, su marido, padres de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y principal sospechoso de la muerte de Joxian. El único interés de Bittori es que le pidan perdón por el asesinato de su marido.

A priori una novela en la que la discapacidad no tiene cabida. pero un papel fundamental va a representar Arantxa, hija de Miren. Arantxa tuvo un ictus y como consecuencia queda inmóvil: aunque oye y entiende, no es capaz de reaccionar. Su situación de angustia en esos primeros días tras el ictus, tras la imposibilidad de moverse o hacerse entender, queda relatada en la novela “le aterrorizaba pensar que la metiesen en un ataúd creyéndola muerta y la enterrasen viva”. Tras el ictus, Arantxa vive en el pueblo con sus padres, ya que su matrimonio se rompió. Esta ruptura no tiene nada que ver con la discapacidad, ya que fue previa. “Mi separación de Arantxa no tiene nada que ver con lo que ha ocurrido. Estaba todo hablado entre los dos. Nuestros hijos lo saben y lo aceptan”.

En los paseos que realiza en el pueblo con Celeste, la persona que la cuida, comienza a tener encuentros con Bittori, al principio de minutos, luego de breves conversaciones a través del iPad… Gestos risueños, buena comunicación, cariño acumulado… Encuentros que disgustan a Miren, pero donde Arantxa encontraba alegría y momentos de autonomía, sobre todo ante una madre tan autoritaria, que por supuesto la quería, pero que no sabía demostrar afecto y amor.

Arantxa desde su silencio es el punto de unión entre ambas familias distanciadas y enemistadas. Con carácter conciliador y dialogante logra lo que no han podido años de rencor, de miedo y de ambiente hostil. Con su sonrisa logra, poco a poco, el acercamiento de posturas nunca imaginables. Su humor, incluso sobre su discapacidad.

jueves, 25 de enero de 2018

47 trocitos

La autora de 47 trocitos es Cristina Sánchez-Andrade una persona que conoce bien el síndrome de Down ya que es madre de una niña con Down. En este libro infantil además de tratar la diversidad y el tema de la aceptación, se aborda otra problemática como son los sentimientos de los hermanos de personas con discapacidad.

Manuelita de Quita y Pon es una niña rubia, bajita y bastante granujilla con los ojos rasgados y las orejas pequeñas como cerezas. Pero Manuelita es distinta a las demás niñas, tenía 47 y no 46 trocitos en sus células. Pussy, la hermana pequeña de Manuelita, es la persona que nos relata esta historia. A Pussy le gustaba mucho la compañía de su hermana y pensaba que todas las hermanas mayores eran como la suya.

Descubrir que tu hermana puede ser considerada extraña en la escuela, puede resultar muy duro. Las conversaciones con la madre en la cocina son una muestra de cómo se debe educar con el respeto y la admiración por las características diferentes de cada uno. En ese diálogo sabremos cómo ha sido la vida de Manuelita hasta ese día que cumple 10 años.  La reflexión que hace Pussy, con todo lo que arrastra de ternura y sentido de la justicia, es un ejercicio admirable de bondad, fortaleza y amor. 

La autora con un lenguaje rico y metáforas cercanas al lector como 47 trocitos, niños cuervos, atrasa como un reloj, tener un sapo en la barriga...logra transmitir muchos sentimientos que van desde la alegría con las "cosas de la niña", el dolor en el día del nacimiento, la preocupación y el ambiente familiar que rodea a estos niños.

En este libro además de aprender sobre las personas con síndrome de Down de la mano de una madre, nos acercamos al difícil papel para los hermanos de personas con discapacidad que ocupan un lugar importante ya que también tienen miedos y esperanzas que muchas veces no pueden compartir con nadie. Los padres suelen centrarse en el hijo con discapacidad y en la mayoría de las ocasiones los hermanos necesitan información, compartir sus necesidades y un apoyo adicional.

lunes, 4 de diciembre de 2017

¿Qué cuentan los niños de la salud mental?

¿Qué cuentan los niños de la salud mental? fue una iniciativa que formó parte del proyecto de sensibilización MentalizARTE, que tenía el objetivo de sensibilizar sobre la salud mental a través de diferentes disciplinas artísticas en el ámbito rural de la provincia de Valladolid.

 Este trabajo dio lugar a un pequeño libro con 23 cuentos que pretende acercar la salud mental a los niños. Valores como el respeto, facilitar la inclusión o aceptar que cada uno somos diferentes se encuentran en estos cuentos.

El día 11 de octubre de 2017, la compañía de teatro Habichuela Cuentacuentos ha sido la compañía de teatro escenificó algunos de los cuentos que forman parte del libro ante más de 200 niños en el Auditorio Municipal de Tudela de Duero.

El Puente Salud Mental Valladolid publicará cada mes uno de estos cuentos. De momento se han publicado dos:
Para adquirir el libro, escribid a: elpuente@elpuentesaludmental.org

lunes, 27 de noviembre de 2017

No creas lo que tus ojos te dicen

Esta novela en la que la parálisis cerebral es la protagonista se presentará el próximo día 30 de noviembre a las 13:00h en el salón de actos de la Gerencia de Servicios Sociales en Valladolid. "No creas lo que dicen tus ojos" está editada por la Federación ASPACE Castellano Leonesa y escrita por Javier Martín Betanzos.


La novela es un ejercicio de empatía hacia un joven con parálisis cerebral, Lucas Dancauce, un adolescente que lucha por encontrar su sitio en el mundo. Aborda temas como la exclusión educativa y social, la sexualidad o el desempeño laboral.

Valores como la aceptación de personas con discapacidad, el respeto a la diversidad, la inserción social, la independencia, el compromiso y la superación podemos encontrarlos en "No creas lo que dicen tus ojos".

Esta novela se puede adquirir en la Federación ASPACE Castellano Leonesa o en cualquier otra librería y los beneficios de su venta se destinarán a su reedición y difusión.

Pica aquí para ver la noticia de la presentación del libro

martes, 7 de noviembre de 2017

Papás, yo quiero nadar

Papás, yo quier nadar es un cuento solidario que ha surgido de los relatos de Teo Delgado, padre de un niño de cuatro años que recibe tratamiento en el Centro de Atención Temprana de Grupo AMÁS
 
Es la historia de Nico, un pequeño búho que sueña con nadar. A pesar de que muchos le dicen que es imposible, descubre que lo importante es intentarlo. Este cuento significa la lucha y la superación para todas las personas, y especialmente para muchas familias que día a día tienen que enfrentarse a la discapacidad.
"Ver a un hijo sonreír es para un padre la mayor de las satisfacciones. Eso sí, este cuento me ha enseñado ¿y si un día contra mi voluntad y por mis miedos quiere nadar? Si ese día llega lo tengo muy claro: intuyo su fuerza, respiro la alegría, tropieza y vuelve a levantarse… No sé si será alguien grande mañana, pero lo que sí sé es que Manuel será siempre mi pequeño búho"
Este es un cuento solidario, el autor ha donado toda la recaudación del libro a financiar tratamientos a familias que lo necesitan en el Centro de Atención Temprana de Grupo AMÁS.

Más información: https://www.grupoamas.org/tienda/cuento-solidario/cuento-solidario-papas-yo-quiero-nadar/

lunes, 5 de junio de 2017

Marcos y la luna


Autismo Sevilla presentó en el mes de abril de este año 2017, el cuento Marcos y la Luna. Este cuento, publicado en la Editorial Círculo Rojo, está escrito por una madre de un niño con autismo. Marcos es un niño con autismo que no sabe cómo jugar o actuar con otros niños y a veces no entiende lo que le dicen. Acude a su amiga La Luna para que le ayude y con una dulce canción abre el corazón de Marcos al resto de niños del colegio.

María Quintanilla Forcelledo e Iria Juaneda Quintanilla son las personas que se “encuentran” detrás de “Marcos y La Luna”, un cuento que nace con la finalidad de ayudar a Marcos y demás niños con autismo u otros trastornos socio-comunicativos.

El hijo de Iria Juaneda tenía el problema de la integración en su colegio, y su personalidad risueña y alegre sufrió alteraciones cuando llegaron las complicaciones en el colegio. De esta manera Iria decidió escribir este cuento y ayudarle a la inclusión en el centro escolar. La lectura de este cuento ha ayudado a Marcos y a sus compañeros y tal como indica Iria “Su profesora y yo hemos sido testigos de situaciones que han ido surgiendo tras varias semanas de tener el libro en la clase, en las que Marcos se ha ido superando y sus compañeros de manera espontánea lo han ayudado en cuanto lo ha necesitado”.

Este libro está lleno de ternura, de valores como la empatía, además de fomentar la amistad y la solidaridad

Los beneficios de la primera edición de este cuento irán destinados a Asociación Autismo Sevilla. Se puede comprar en Amazon

Más información

jueves, 4 de mayo de 2017

El niño que quería construir su mundo

El niño que quería construir su mundo no es sólo una historia de un niño con autismo que está intentando encontrar su hueco. Nos encontramos también a un adulto que necesita volver a hacer un equilibrio, estructurar de nuevo su vida y valorar qué es lo importante. Esta es una novela de ficción escrita por Keith Stuart, basándose en la experiencia propia con su hijo con autismo, publicada en Alianza Editorial.

Alex es un padre de un niño con autismo, Sam, al que quiere pero no logra entender. Jody, su mujer, se encuentra agotada de educar a su hijo sola y de la falta de demostración de Alex que se ha volcado en su trabajo. Se produce la ruptura en el matrimonio. Sam tiene ocho años y para él, su vida es un rompecabezas que tiene que construir. Alex comienza a tomar conciencia de que tiene que hacer cambios en su vida si quiere reconstruirla.

Sam es un niño diagnosticado con un autismo de alto funcionamiento. Es capaz, con dificultades, de hacer amigos, puede expresarse, es muy rígido en determinados aspectos, tiene problemas de comportamiento y de socialización además de dificultad para manejarse en ambientes ruidosos.

Alex y Jody se daban cuenta de que el desarrollo de Sam no era igual que el resto de los niños, que no se comportaba de la misma manera y Alex reconoce que el “diagnóstico fue un alivio ¡una etiqueta por fin! … Pero las etiquetas tienen sus limitaciones.” Y desde su diagnóstico, tienen unas preocupaciones que exceden las de padres que no tienen hijos con discapacidad. Esas etiquetas, como dice Alex, “no te ayudan a dormir, no evitan que te enfades o te frustres cuando te tira algo o cuando lo rompe ni que te agobies por tu hijo o como va a ser su vida, por lo que le pasará dentro de diez veinte o treinta años”. 
Para Sam el mundo es un enorme motor y necesita que funciones de una manera correcta, con acciones predecibles que le proporcionan seguridad. Para poder relajarse necesita saber los horarios y los movimientos de todo lo que hay alrededor” 
 Una vez separados, Alex se queda sin trabajo y no sabe bien qué hacer con su vida. En una conversación con su amigo Dan, éste le dice “Hay algo que tienes que hacer ahora. Tienes que encontrar a Sam

Poco a poco, Alex va transmitiendo sus sentimientos en esta novela escrita en primera persona. Nos va contando los miedos que siente, el temor a estar con su hijo, la dificultad de comunicación.
Sé cuando le doy la cena que no es, o le pongo el jersey incorrecto o si no le he apretado el velcro de las zapatillas de deporte, pero no sé si me echa de menos, no sé si me entiende…

Y mediante el juego de Minecraft padre e hijo logran conectar. La metáfora del juego, en el que cada jugador va construyendo su mundo se extrapola al mundo de Sam, que poco a poco va construyendo el propio e incluso el de Alez. Cada uno con sus limitaciones propias. Esto se convierte también en una enseñanza de la importancia de compartir los intereses con los hijos, en encontrar conexiones y disfrutar de pequeños momentos para aumentar la relación y la confianza.

La relación entre padre e hijo va evolucionando e incluso logra reconciliarse con el autismo “Por enésima vez intento imaginarme cómo piensa y que está pasando en su cerebro. Me doy cuenta de que durante toda su vida yo he visto el autismo como una especie de rival; me sentía como si estuviera luchando con algo que se había apoderado de él.” Y hasta logra tener conversaciones con Sam en las que es Alex quien aprende. 
(Sam)- No me gusta el espacio. No me gusta la sensación. No veo lo que hay alrededor. No me gusta.
(Alex) Y de repente lo que dice me suena desconocido. Entiendo lo que quiero decir. El miedo al espacio, a la libertad, a la incertidumbre…. Eso es lo que he estado sintiendo yo estos últimos tres meses, los que he pasado lejos de todo lo que significa algo para mi. No se me había ocurrido, pero tal vez el autismo sea solo una especie de versión intensa y muy concreta de cómo nos sentimos todos, de las ansiedades que tenemos. La diferencia es que el resto de nosotros lo ocultamos bajo capas de negociación y condicionamientos sociales.” 
 Es una novela que ayuda a comprender los miedos de los padres y las diferentes formas de afrontar un diagnóstico de discapacidad, las dificultades que surgen ante los problemas de comportamientos, las problemas de comunicación… Una lectura aconsejable e imprescindible para empatizar con los padres.